lunes, agosto 25, 2008

11 Niños con hambre en Haití
Todos invitados


Tengo 19 años, no se dónde estaré en 53 años más, no se en que trabajaré, dónde viviré o si estaré vivo Es por eso que he querido organizar esto: Todos invitados. ¿A qué se preguntarán?
Pero que sea un compromiso.Una palabra .Nada de decir que sí y después nos dejen plantados (Nos, porque ya hay un par que van) ¿A dónde? ¿Cuándo? ¿Cómo?, ¿Porqué?, ¿Qué haremos? La cita es en el año 2061, el día esta por definirse, pero ustedes sabrán el día, porque de seguro será noticia mundial,se trata de la llegada del cometa Halley, una gran cosa brillante llamada cometa que orbita alrededor del Sol cada 76 años en promedio, aunque su período de orbita puede oscilar entre 74 y 79 años. No importa donde estén, no importa lo que pase ese día, el objetivo es que hagan lo imposible por cumplir un capricho,el capricho: ver al cometa que sólo verán una vez en sus vidas y que fue planificado hace más de 50 años. Si cuando pase el cometa es posible verlo en Chile el punto de reunión será en el cerro San Cristóbal, donde se ubica la virgen.(si lo sé, un lugar obvio, pero reconocible.)
Si ya leyeron esto, ya casi son parte de este “panorama” a largo plazo, pero confirmen y espero que no se hechen para atrás un par de años antes. Los espero.

Entrada re-reciclada,pero publicada nuevamente para generar más compromisos o recordar el ya adquirido hace casi un año.

sábado, agosto 02, 2008

81 Niños con hambre en Haití

No te volvaí blogger Pelao.

El placer de ser seleccionado por los ejecutivos de la compañía telefónica, es algo que aún no puedo creer y tampoco cobrar, pero en cuanto supere al otro tipo de Valparaíso, en quien compra más tarjetas de celular y entregar el codigo, seré el dueño de una cuatroporcuatro.

Creí que era una broma, lo dude un rato, pero en cuanto una de las señoritas me contó que ella era promotora de una casa comercial y que se llevarían todos los eletrodomésticos y muebles de mi casa, para traer otros totalmente nuevos y modernos; obviamente acepté, no podía dejar pasar esta oportunidad.Ya imagino la expresión de mi padres cuando ese viejo televisor se trasformé en un plasma de chorrocientas pulgadas.

Pasaron dos días y todavía no había respuesta de ninguna de las dos promociones. Ya había comprado 20 tarjetas de $5000 y no me llamaban. Al parecer había perdido. Por otro lado la promotora me dijo que no llamara a la multitienda, porque por un tema de burocracía las telefonistas de allá no sabían de estos concursos y podían mal informarme, pero la verdad es que no sabía que hacer, no tenía nada en mi casa. ¿Qué hago?. No sé que hacer. Piensa Gonzalo,piensa.

Al final no llamé. Ellos me llamaron a mí, los de la compañia telefónica me pidieron la última tarjeta y gané. Soy Dueño y una cuatroporcuatro, yo sabía que confiar en la voz del celular me traería buenos dividendos. Ese mismo día llegó un camión de la tienda lleno de cosas para arreglar la casa. Me contaron que se demoraron porque en una casa de Las Condes poco menos las querían tomar detenidas por algún motivo.