martes, julio 21, 2009

14 Niños con hambre en Haití


No es magia porteña, es otra cosa














Una pareja caminando no tiene nada de extraño. Que lo hagan por los cerros de Valparaíso tampoco despierta mayor atención. Pero si un hombre de aproximadamente 50 años se acerca a esa pareja que camina de la mano por los cerros porteños y en una actitud de "détenganse que les quiero mostar algo", dice: "¿Les puedo enseñar la cultura antigua de Valparaíso?"
Esta pareja acostumbrada a que, muchas veces de las que caminan, les pregunten o pidan cosas, se sienten inmediatamnete complicados de qué será lo que ese caballero quiere enseñarles. Pero aceptaron.
"Ud.
(apuntando al hombre) tiene que ponerse a la orilla (de la calle) y la señorita al rincón", dijo sin dejar de sonreir. "El hombre tiene que protegerla por si pasa algo", explicó señalando la calle.

Y de la misma forma en que sonreía mientras les explicaba se fue.